7/5/10

Qué sería...

[+A] [-A]
Hace unos días atrás, estaba buscando fanfics de libros en español. Me metía a fanfiction.net en su correspondiente sección y busqué para empezar fanfics de los Dark Hunters, pero sólo encontré unos tres o cuatro. Esperando tener más suerte, busqué fics de la Hermandad de la daga negra (Black Dagger brotherhood en inglés) busqué en el índice por la letra B y nada; pensé entonces que la traducción era otra, que podría tener otro nombre en su idioma original así que busqué y, tal como pensaba, en su idioma original es Black Dagger brotherhood (a todo esto, cada vez que escribo brotherhood pienso en el segundo animé de FMA XD). Me puse a pensar , ¿qué ocurría entonces? La hermandad de la daga negra era lo suficientemente reconocida para tener cientos de fans. En ese instante mi mente se iluminó: busqué en la lista de autores que no permitían fanfictions de sus obras y efectivamente el nombre de J.R. Ward estaba ahí

 Qué mala onda.

 Honestamente no entiendo por qué hay autores que no quieren fanfics (aunque no sé si esa prohibición incluye fanarts u otras trabajos de fanáticos) de sus obras. Entiendo que muchos temen al plagio, pero no le veo razón de ser: si te quieren plagiar, lo harán de todas formas y peor que el plagio está el tomar ideas centrales de una obra y luego no acreditar al autor original por ellas, aunque esto último es difícil de demostrar ya que nada es absolutamente original. Y por el plagio en cuestión, pues la prohibición no ha servido de mucho pues ya he visto varias "adaptaciones" de otros personajes encarnando los roles de los personajes de la Hermandad en la misma historia, o sea, cambiando sólo los nombres. Pienso que es una mala idea limitar la imaginación de los verdaderos fans (aquellos que en verdad hacen fics y que no se limitan a tomar un obra hecha y cambiar sólo los nombres). Muchos grandes autores empezaron siendo fanartistas (toma por ejemplo a las CLAMP) y poco a poco elevaron vuelo a sus propias historias y sus propios mundos originales.

 A veces me pregunto, ¿Qué hubiera pasado si J.K. Rowling, autora de la famosísima saga de Harry Potter, hubiera prohibido los fanfictions de su obra? Estoy segura de que muchas buenas historias se hubieran perdido y muchos personajes y universos habrían muerto a causa de falta de inspiración. Harry Potter lo logró: hizo que muchos autores noveles tuvieran el impulso de escribir, de sacar al novelista que llevan dentro y que su imaginación los dejar volar. Para muchos Harry Potter es el fandom madre por excelencia y el más poblado: ha sido para muchos -y aunque no me incluyo entre ellos pues no estoy metida en él- las alas que a muchos les faltaban para tomar vuelo y escribir.

Las únicas veces en que considero que un fanfiction es malo es cuando se trata de RPS o RP (aquellos que hablan de personas reales) pues injuria a sus personajes, que están tan vivos como el autor mismo, pero que tienen los ojos de todo el mundo puesto en ellos. Para mí, esta clase de fanfics es otra forma de farándula pues malogra la imagen de sus protagonistas y les da una mala una fama inmerecida


J.R. Ward me ha decepcionado, y mucho.

Plugboard (88x31)